viernes, 18 de marzo de 2016

Declaración de condena al Decreto neocolonial del gobierno de EEUU. 18/03/16



TRISOL RECHAZA LA INJERENCIA DE EEUU 
Y SU ACCIÓN NEOCOLONIAL


La Tricontinental de las Relaciones Internacionales y la Solidaridad  (TRISOL), une su voz firme, constante y profunda a la exigencia mundial al Presidente de los EEUU, Barack Obama, para que  derogue el Decreto injerencista contra Venezuela porque nuestra Patria es una esperanza para todos los pueblos del mundo que aspiran a ser cada día más libres e independientes, y no representa ninguna amenaza para esa nación norteamericana situada a miles de kilómetros de nuestras fronteras.

En honor a la verdad, TRISOL reconoce, aplaude y felicita al gobierno y pueblo de Venezuela por las reiteradas muestras de solidaridad hacia todos los pueblos, expresadas en numerosos proyectos de beneficio a los seres humanos, como la Misión Milagro que le ha dado visión a cientos de miles de latinoamericanos y caribeños, o la Misión Robinson que ha sacado de la ignorancia a otros cientos de miles de personas. En la realidad, Venezuela es una gran esperanza.

TRISOL exige al gobierno estadounidense el mayor respeto hacia Venezuela y hacia los principios y normas del Derecho Internacional ya que es un país que tiene relaciones diplomáticas con Venezuela y éstas deben caracterizarse por el respeto y la cooperación, y no por el cerco militar con capacidad nuclear como el que dispone y con el que amenaza EEUU a Venezuela.

Al prorrogar recientemente el Decreto infame, EEUU intenta, una vez más, imponer su pretendida e histórica posición imperial y neocolonial de desconocer el derecho del pueblo venezolano a la autodeterminación y a la libertad, que es algo inaceptable en el siglo XXI pues ya en el siglo XIX Venezuela fue paladín y vanguardia en la defensa de la soberanía e integridad de nuestras naciones latinoamericanas.

Hoy, es cierto, Venezuela es un referente político y social para muchos pueblos del mundo. Si es eso lo que le preocupa a la élite gobernante de EEUU debería manifestarlo públicamente, pero al mismo tiempo consultarlo con los barrios pobres de su país que son apoyados con energía barata aportada por Venezuela. ¿O es que el gobierno de EEUU teme ejercer la democracia a la que se refirió su Alexis de Tocqueville y emplea mecanismos infames para dañar a otras naciones?

Mientras ocurre esta agresión contra Venezuela, EEUU impulsa la política guerrerista en distintos países del mundo, gasta ingentes recursos en acciones directas o de apoyo bélico sin cesar, las cuales dan al traste con las  vidas humanas, todo con el fin de apropiarse de los recursos energéticos, minerales, de la propia biodiversidad y fuentes de agua.

El gobierno de EEUU, imbuido de un nuevo monroísmo, es demandado por los pueblos que rechazan el contenido de ese Decreto, atentatorio contra el Derecho Internacional Público, por lo que Venezuela podría incoar una demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en defensa de la dignidad y soberanía de los pueblos.  

TRISOL reconoce la ética con que actúan organismos regionales como la Unión de Naciones del Sur (UNASUR), el Movimiento de Países No Alineados y el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) al pronunciarse y alzar su voz, exhortando al Gobierno de los EEUU a detener tales acciones injerencistas, que atentan también contra la democracia de los pueblos. 

En consecuencia, al igual que lo han hecho esos organismos y los valientes gobiernos de la región, como la hermana Cuba, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, o los aliados estratégicos China y Rusia, TRISOL condena la política exterior de EEUU por contribuir ésta a la desestabilización de la Región y a facilitar la llegada al poder de fuerzas ultraconservadoras que a la larga lo que harán es ocasionar destrucciones y muertes por todo el continente, una verdadera amenaza para la paz mundial.

Los 85 Miembros Fundadores y Plenos de TRISOL

Caracas, 18 de marzo de 2016

Vea también:
www.trisoldelalba.blogspot.com