viernes, 27 de mayo de 2016

¿Otra intervención española en Venezuela como la de 2002?

Venezuela: ¿Otra intervención española como la de 2002?

por Ingo Niebel (*)

Tres partidos españoles desembarcan de forma diferente en Venezuela como si fuera aún parte del Reino español. Todo apunta a que quieren hacer campaña electoral para sus comicios anticipados del 26 de junio. Sin embargo, visto desde más cerca, su teatro político sirve más bien para llevar los preparativos del “cambio de régimen” en Caracas a otro nivel. Que de paso quieren restar credibilidad al partido izquierdista PODEMOS (cuyos dirigentes ya no se comprometen con la Revolución Bolivariana como antes) es un deseado efecto secundario.

Primero el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) mandó a su “político bueno”, el expresidente de Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, a Caracas, para que hiciera de “mediador” entre el Oficialismo y la oposición. Tal vez sus estrategas de la Calle Ferraz de Madrid pensaban que así podrían paliar la actuación de su otro ex, Felipe González, haciendo de “político malo”, cuando intervino meses atrás de manera unilateral en favor de la oposición. Es una política del PSOE al estilo de ni carne ni pescado.

Una posición más clara la tomó Albert Rivera de Ciudadanos (C’s) que desde el principio de su reciente visita al país caribeño se posicionó al lado del antichavismo y en contra de la Revolución Bolivariana. Buscó el conflicto directo con las autoridades venezolanas yendo a la cárcel de Ramo Verde para ver al preso Leopoldo López como si éste fuera nada más que el huésped de un hotel bien vigilado. Por supuesto no logró entrar en la prisión, como tampoco habría sido posible para un político chavista visitar de esta forma a un recluso vasco en una cárcel española.

El Partido Popular (PP) y su presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, no podían quedarse cortos ante las andanzas del PSOE y C’s. Como reacción a la visita de Zapatero, La Moncloa repartió pasaportes españoles entre familiares de los denominados “presos políticos”, que los reconoce como tales en Venezuela pero no en su propio país. En sus prisiones y en las francesas hay unos 400 prisioneros políticos vascos esperando desde 2011 que Madrid y París se junten con los mediadores internacionales para encontrar una solución negociada al conflicto político entre el País Vasco y esos dos estados. ¿Qué haría Madrid si Caracas extendiera pasaportes a estos vascos y vascas y sus familiares retomando así la política de acogida practicada en 1940 cuando Venezuela se esforzó para evacuar de esta forma a familias vascas de la Francia ocupada por los nazis que iban a entregarlas al dictador español Francisco Franco?

Para marcar terreno cara a C’s, el Ejecutivo de Rajoy ha puesto la situación de Venezuela y la de los 220000 residentes españoles en la agenda de su Consejo Nacional de Seguridad (CSN).

Sólo a primera vista es otra jugada del PP para ganar puntos en la campaña electoral en curso.

Pero el gesto parece mucho más peligroso si se lo enfoca desde el punto de vista de que desde diciembre el planeado “cambio de régimen” ha entrado en una nueva fase. Dado que no está claro si y cuándo se podrá celebrar el referendo revocatorio (y si la oposición lo ganará) los autores intelectuales de un fin anticipado de la presidencia de Nicolás Maduro y de la Revolución Bolivariana no han podido cerrar aquella fase que crea el correspondiente clima político y en la que ponen en posición a las figuras relevantes antes de proceder al ataque.

En esta misma situación, a principios del año 2002, el entonces Gobierno del PP, encabezado por José María Aznar, recibía a personas importantes que iban a dar el golpe contra el presidente legítimo Hugo Chávez. Dentro de aquellos planes a Madrid le correspondía hacer de bisagra entre el futuro gobierno golpista y la Unión Europea. Aquel papel recaía en Aznar no solo por razones ideológicas - y porque Washington lo quería así - sino también porque en aquel momento presidía la UE. 

De este valor añadido carece Rajoy, pero el panorama internacional cambiaría en contra del Gobierno bolivariano si por algún suceso, ocurrido contra ciudadanos españoles en Venezuela, Madrid pidiera a los demás estados de la UE y la comunidad internacional por ayuda porque considera que la vida de sus súbditos corre peligro. Esta hipotética opción toma aún más cuerpo teniendo en cuenta que la situación geopolítica es ahora bien distinta después de los cambios políticos producidos en Argentina y Brasil.

 
 
(*) Dr. phil. Ingo Niebel . Historiker u. Journalist. Historiador y periodista. Miembro de la Asociación Tricontinental de las Relaciones Internacionales y la Solidaridad (TRISOL). 
Kasparstrasse 10.  50670 Köln. Deutschland.  Büro/Oficina: +49 221 96304878 . Fax: +49 3212 1240614. Mobil (DE): +49 1573 8811786
 
 
IMAGENES DE LA VENEZUELA PRODUCTIVA DE HOY
(INCLUSIÓN DE LA DIRECCION DEL BLOG)
 










 

domingo, 22 de mayo de 2016

Condenamos el Golpe de Estado en Brasil dado por el Parlamento



TRISOL CONDENA 
EL GOLPE DE ESTADO EN BRASIL


Los integrantes de la Tricontinental de las Relaciones Internacionales y la Solidaridad (TRISOL), a través del presente comunicado expresamos nuestra más profunda preocupación por los hechos acontecidos en días recientes en nuestra hermana República Federativa de Brasil, debido a las acciones perpetradas por las fuerzas de la oligarquía, instaladas en el Parlamento de esa Nación,  contra su Presidenta Dilma Rousseff  y la inmensa mayoría del hermano pueblo brasileño.
TRISOL rechaza contundentemente estas acciones y las considera como un golpe de estado parlamentario asestado contra la primera mujer electa Presidenta de esa Nación, Dilma Rousseff, sucesora de una izquierda que fue ampliamente revitalizada en ese país por el expresidente Luis Ignacio Lula Da Silva y que generó políticas de empoderamiento de la clase trabajadora de esa hermana nación, reconocida como la séptima economía mundial, por organismos internacionales, y como la potencia emergente latinoamericana integrante del BRICS junto a Rusia, China, India y Suráfrica. 
Vea la entrevista en https://actualidad.rt.com
El zarpazo parlamentario dado contra Dilma Rousseff infringe, a todas luces, tanto la legalidad como la legitimidad, pues el proceso está viciado de ilegalidades e injusticias contra una Presidenta que lleva sobre sí dos grandes triunfos electorales: en el año 2010 ganó con una mayoría aplastante de votos y cuatro años después fue reelegida, con buena ventaja sobre su oponente derechista, Aécio Neves, a pesar de tener a todos los medios privados de comunicación en contra del proyecto de los trabajadores. Solo hay que ver cómo los partidos de oposición dieron instrucciones, antes de la votación, de cómo votar, algo penado por la ley, para entender el carácter conspirativo que ha sustentado esa acción golpista.  
Ese golpe de Estado parlamentario perpetrado contra la presidenta Dilma Rousseff y contra la voluntad popular de cincuenta y cuatro millones de ciudadanas y ciudadanos que se expresaron en elecciones libres, configura un vicio jurídico de desviación de poder, por parte de sectores que, en Brasil, se oponen a las transformaciones sociales emprendidas en la mayor economía de América Latina.
Vea la entrevista en https://actualidad.rt.com
La desnaturalización de las figuras jurídicas, para llevar a cabo fines y propósitos diferentes y opuestos para las cuales han sido establecidas, trae como consecuencia un evidente fraude constitucional; sobre todo, cuando la conducta imputada no está tipificada en el Ordenamiento Jurídico Brasileño y no hay investigación conclusiva. Sin embargo, la Presidenta Rouseff ya fue puesta fuera de sus funciones, como Jefa de Estado.
El golpe parlamentario en el Brasil, no constituye un hecho aislado. Igual mecanismo fue utilizado en el derrocamiento del Presidente Constitucional de Paraguay, Fernando Lugo (2012). Es la continuidad de una operación política de la derecha internacional, que forma parte de la estrategia desestabilizadora e injerencista de Estados Unidos de Norteamérica, las corporaciones transnacionales y sus aliados, en cada uno de los países de la Región, para arremeter contra los procesos democráticos y los gobiernos progresistas que se han dado nuestros pueblos.
TRISOL denuncia la falta de Estado de Derecho en Brasil: la Presidenta Dilma Rousseff ha sido retirada del ejercicio de su alta investidura, en franca violación del principio de presunción de inocencia, recogido como derecho humano fundamental, en la Convención Interamericana de Derechos Humanos o Pacto de San José.
Instamos a los pueblos y gobiernos populares de Suramérica, a solicitar que UNASUR active el Protocolo sobre Compromiso con la Democracia, aprobado por todos los países miembros, con el propósito de preservar la institucionalidad democrática del Brasil y proteger a su Pueblo, que se manifiesta abiertamente en contra de la ruptura constitucional y del fraude parlamentario orquestado por los sectores más recalcitrantes de la derecha que fungen como apéndices del poder imperial.
Ante los golpes o intentos de golpe ocurridos, en el Siglo XXI, en Honduras, Venezuela, Paraguay, Brasil, Ecuador y Bolivia, está más vigente que nunca la Doctrina de Simón Bolívar, el Libertador: para conquistar la independencia de una parte de la América Meridional es necesario pensar y dar la batalla en todo el subcontinente.
Hoy como ayer, la Patria Grande más que un deseo es una necesidad estratégica. Por ello, invitamos a los gobiernos progresistas de la Región, a los pueblos de la Nuestramérica y del Caribe a seguir los postulados de la máxima histórica libertaria “o nos unimos para ser independientes y soberanos o pereceremos ante el imperio más inmoral de la historia de la humanidad”.
TRISOL alza su voz para denunciar la posición proimperialista del “presidente interino” Michel Temer que se ha atribuido funciones, sin serlo, de Presidente Electo, con decisiones personales o grupales, ignorando al pueblo,  afectándolo y perjudicándolo más a corto y mediano plazo con políticas neoliberales, ya conocidas por sus consecuencias antisociales y solo favorables a las grandes corporaciones monopólicas.
 A juzgar por sus declaraciones, Temer apelará a un paquete de medidas neoliberales que implica la puesta en marcha de privatizaciones, el recorte de la inversión en salud y educación, en franca contradicción con los caracteres de universalidad, progresividad y no retroactividad de los derechos humanos y las conquistas sociales del Pueblo Brasileño, que se generaron durante el Gobierno de la actual Presidenta Rouseff, y el de su antecesor Luiz Inácio Lula Da Silva, en favor de los sectores más pobres y humildes, las mujeres, los sin tierra, entre otros.  
TRISOL condena esta acción contra Brasil, que busca implosionar la unión de los países de América Latina; minar la fuerza del grupo BRICS; atentar contra los pueblos que se orientan a la construcción de un mundo pluripolar y multicéntrico que democratice el poder en el mundo; y, que han asumido un rumbo liberador y de resistencia a la hegemonía estadounidense, hoy rechazada abiertamente en gran parte del globo terráqueo.
Finalmente, TRISOL hace un llamado e invita a los pueblos del mundo a expresar su solidaridad activa en defensa de la democracia popular brasileña y en rechazo al golpe de Estado parlamentario  cuya cara visible es Michel Temer, quien asumió la Presidencia Interina en condiciones oprobiosas y con los mismos fines que “Carmona el Breve” y su gobierno de facto, producto del golpe de Estado en la República Bolivariana de Venezuela, en abril del año 2002.
El pueblo unido, siempre guardián indoblegable de la Patria Grande de Bolívar, vencerá las dificultades.
En la ciudad de Caracas, a los 20 días del mes de mayo de 2016
Abajo las firmas en depósito de los miembros integrantes de la Tricontinental de las Relaciones Internacionales y de la Solidaridad (TRISOL) y abierta a los solidarios del mundo que decidan adherirse al presente comunicado escribiendo su disposición a trisoldelalba2021@gmail.com.


Miembros Fundadores (2013): Ernesto Wong,  Rodney Coronado, Thais Marrero, Jesús David Rojas, Pablo Barreto, Edilia Mata, Attilio Folliero, Francesco Misticoni, Coral Bujanda, Leonardo Heredia, Marianny Rosado, Soledad Silva, Efrem Cuberos, María Narea, Edelmira García, Carlos Revette, Mireya Otero, Omar Berroterán, Nulsy Parra, Jesús Millán, Miguel del Pozo, Marbelys Mavárez, Danilo Benedetti, María Páez., Ricardo Gil Salamé, Ezequiel Siem, Nahir Valentina, Víctor M. Quintero, Jesús Hernández, Pedro Arias, Myriam Otero, Adrian Figueroa, Brenda Ojeda, Ronny Velásquez, Micaela Ovelar, Susana Rodriguez, Yolanda Brito, Yurimar Longart, Moraima Manjares, Gaspar Velásquez, Dagmar Peña, Josefa Méndez, Andy Corrales, Amarilys Gutiérrez Graffe, Xiomara Barrios, Franklin González, Jhony Martínez Acosta, Juan Miranda Trejo, Liliane Blaser, Carlos Ellis, Alicce Sanabria, Suyin Marquez Inojosa, Franklin Silva, Matteo Carbonelli, Ana Maria Irausquin, Maria Alessandra Diaz, Renier Hernandez, Leonel Méndez, Angel Abreu, Juan González Linares, Alfredo Viloria, Percy Alvarado, Eva Golinger, Ingo Niebel, Roberto Márquez, Marisela Gonzalez Becerra, José Martínez, Félix Roque, Adriana Carranza, Oscar Sánchez, Willian Villarreal, Francisco Torrealba, Richard Vélez, Tony Ugarte, Ivette Manosalva, Aurelio Gil, Erika Castro, Ana Teresa Perez, Geovanni Vargas, Rafael Orellana, Jean-Guy Allard, Melaneo Betancourt, Roosvely Aguilar, Pedro Torres, Gerardo Argote, Leonardo Ramos, Reinaldo Tamaris, Edith Pérez y Rosario Rosales. Miembros Honorarios: Fruto Vivas (2014) y Miguel Eduardo Rodríguez Torres (2014).

Blog: www.trisolvenezuela.blogspot.com y www.trisoldelalba.blogspot.com
Correo: trisoldelalba2021@gmail.com